Una mesa llena de sinergias científicas en el Congreso de la ANIS

Una mesa llena de sinergias científicas en el Congreso de la ANIS

El XI Congreso Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), que se celebra este fin de semana en Oviedo, ha logrado algo que pocas veces se había visto: reunir a las principales asociaciones ligadas a la ciencia, la salud y el medio ambiente para fomentar las relaciones y debatir al respecto.

La Asociación Española de Comunicación Científica (AECC), la Asociación de Periodistas de Información Medioambiental (APIA), la propia ANIS y la Asociación de Comunicadores de Biotecnología (aCb), bien acompañados del Consorcio de Centros de Investigación Biomédica (Ciber), han compartido tiempo y espacio. Buenas charlas, buen debate (aunque algo corto) y semillas (quizá transgénicas…) sembradas para recoger futuras colaboraciones. Amén

Alex Fernández Muerza, miembro de la junta directiva de la AECC, ha hablado sobre la dificultad de hacer las cosas sencillas en divulgación y comunicación. Ha pedido atraer a más gente vinculada a la comunicación científica para hacer más fuerza, y ha hablado por todos al decir que las asociaciones deben mejorar, codo con codo, la profesión periodística, y dignificarla, siempre sin olvidar las tareas comunicadoras y divulgadoras del sector no directamente vinculado con el periodismo. Su guinda ha sido la petición de aupar la información de salud, medioambiente y ciencia: el periodista especializado debe estar ahí. Se le debe escuchar más para demostrar la importancia de la profesión, que es (sin ánimo de barrer para casa), mayor de la que se intuye ahora.

La APIA ha estado representada por su vicepresidente, José Manuel López-Cozar. De entrada ha citado un reto: lograr que la sociedad y el propio sector entienda que el comunicador en temas de medio ambiente no es un activista, ni un militante ecologista, sino eso, un mero comunicador que, especialmente en el caso de los periodistas, busca lo contrastado, riguroso y veraz. Para continuar ha hablado de una clave: enfrentarse a tecnologías y conceptos a veces difíciles de entender. Y ha dejado una última idea: la contaminación, en todas sus vertientes, es un gran nexo de unión de ciencia, salud y medio ambiente, una mina para la colaboración entre la AECC, la ANIS, la APIA y la aCb.

Juan Pablo Ramírez, presidente de la aCb, se ha referido al principal caballo de batalla de la comunicación en biotecnología, la tecnología de transgénicos, y ha visto el vaso medio lleno al considerar que no es una batalla perdida, y que aún es posible reflotar unas comunicaciones tradicionalmente condenadas a la polémica. Una llamada de atención por la falta de inversión público y privada, el debate sobre si los medios deben denunciar estas carencias, y la atención a los fondos de inversión, que poco a poco van entendiendo las biociencias, han sido sus principales mensajes

Finalmente, Begoña Navarro e Inés Ortega, del departamento de comunicación del Ciber, han destacado las sinergias que esta mesa redonda puede abrir y consolidar, y han dado algunos datos que dan fe de la oferta científica de los Ciber: 92 centros consorciados, cerca de 5.000 investigadores, más de 29.000 publicaciones entre 2011 y 2014, más de 50 patentes, 116 proyectos activos de investigación (28 de ellos europeos)… Con toda la dificultad que supone gestionar tanto conocimiento, apuntalar la comunicación ligada a los Ciber, tras su fusión administrativa, es ahora el principal objetivo. Simplificar las redes de comunicación, potenciándolas y tomando más conciencia de las posibilidades del sector, es el reto.

La mesa llenó la sala en la que se celebra el congreso y se cerró con un breve debate y con un broche ochentero pero muy actual para fomentar la comunicación científica. “Yo solo no puedo, con amigos sí”. Ya lo decía la Bruja Avería en la Bola de Cristal…

jose a plaza
japlazajaplaza@gmail.com