Transparencia también en experimentación animal

Transparencia también en experimentación animal

Ratones modificados genéticamente, modelos animales utilizados en proyectos científicos de Biomedicina. Fotografía: Lluís Montoliu (CNB-CSIC, Madrid)

Ratones modificados genéticamente, modelos animales utilizados en proyectos científicos de Biomedicina. Fotografía: Lluís Montoliu (CNB-CSIC, Madrid)

Hace unas pocas semanas comentaba en este mismo blog el poder de comunicación de los proyectos de ciencia abierta. Hoy martes, 20 de septiembre, al mediodía, se presenta en la Residencia de Estudiantes del CSIC el “Acuerdo de transparencia sobre el uso de animales en experimentación científica en España“, una iniciativa de transparencia en experimentación animal promovida por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) con la colaboración de la Asociación Europea de Animales de Experimentación (EARA).

Esta iniciativa, a la que ya se han sumado, a día de hoy, 90 instituciones españolas*, incluidos centros de investigación, universidades, parques científicos, empresas del sector, asociaciones de pacientes, hospitales y sociedades científicas, pretende contribuir a trasladar a la sociedad los beneficios de la experimentación animal, subrayando y resaltando la participación de animales de experimentación en aquellas publicaciones, desarrollos, proyectos y avances científicos en los que hayan sido indispensables para lograr los resultados conseguidos. Es una iniciativa de transparencia, de ciencia abierta, que se concreta en cuatro compromisos que las instituciones adheridas a la misma aceptan cumplir: (1) Hablar con claridad sobre cuándo, cómo y por qué se usan animales en investigación; (2) Proporcionar información adecuada a los medios de comunicación y al público en general sobre las condiciones en las que se realiza la investigación que requiere el uso de modelos animales y los resultados que de ella se obtienen; (3) Promover iniciativas que generen un mayor conocimiento y comprensión en la sociedad sobre el uso de animales en investigación científica; y (4) Informar anualmente del progreso y compartir experiencias.

El acuerdo COSCE de transparencia en experimentación animal en España es la continuación lógica de un documento blanco anterior sobre el “Uso de Animales en Investigación Científica“, lanzado por el mismo grupo de trabajo COSCE en 2015. Representa la lectura española de una iniciativa muy similar lanzada en el Reino Unido en 2014, el “Concordat on Openness on Animal Research“, que recientemente ha sumado ya 100 instituciones británicas adheridas. También en Alemania acaba de lanzarse una página web informativa para transmitir a la sociedad los beneficios de la experimentación animal, proporcionando información veraz y contrastada del uso real de animales en proyectos de investigación y los resultados que han podido conseguirse con ellos y que, sin su participación, nunca hubieran podido obtenerse.

Todas estas iniciativas europeas de transparencia en experimentación animal pretenden cambiar de forma radical la manera como generalmente se han tratado estos temas por parte del colectivo investigador y usuario de animales de experimentación. Tradicionalmente el uso de animales de experimentación en proyectos y/o centros de investigación era un tema que no se solía comentar y/o explicitar demasiado, o se soslayaba en los comentarios en prensa y/o en las visitas de medios de comunicación a centros de investigación, al considerarse un tema sensible y potencialmente polémico, controvertido, por la existencia de colectivos sociales contrarios a la experimentación animal. Y porque algunos de estos grupos han realizado en el pasado ataques y actos violentos contra centros de investigación usuarios de animales de experimentación. Esta censura protectora y autoimpuesta por los propios investigadores ha propiciado que, lamentablemente, durante años, las campañas de los grupos animalistas hayan sido la principal, y, a veces, la única fuente de información que haya llegado a la sociedad. Por eso, para contrarrestar la falta de información contrastada sobre los beneficios ciertos, logros y avances biomédicos conseguidos gracias a la experimentación animal es por lo que en distintos países europeos, también ahora en España, se han lanzado estas iniciativas de transparencia en experimentación animal.

Wendy Jarret, una de las promotoras del acuerdo británico de transparencia en experimentación animal, comentaba hace un par de meses en la revista Lab Animal Europe los cambios tan significativos que se habían producido en la sociedad del Reino Unido, en apenas dos años, gracias a esta iniciativa. La aceptación del uso de animales en investigación científica había aumentado y, adicionalmente, los actos violentos de los grupos animalistas habían prácticamente desaparecido. Los beneficios de la cultura de la transparencia, de la ciencia abierta a la sociedad son por lo tanto constatables.

Recordemos para finalizar que la investigación científica con animales de experimentación está extraordinariamente regulada en Europa y en España. Antes de poder acometer uno de estos experimentos con animales el investigador debe tener la formación y capacitación necesarias, trabajar en un centro de investigación debidamente registrado y autorizado para la experimentación animal y proceder a obtener la autorización requerida antes de abordar el experimento. Para obtener esta autorización en España se requieren tres revisiones por sucesivos comités independientes. El investigador debe primero concebir y describir el proyecto, argumentarlo con sumo detalle, revisando que no haya medios ni métodos alternativos posibles que eviten el uso de animales y, finalmente, si no queda más remedio que utilizar animales en la investigación, aplicar de forma estricta el principio de las 3Rs, de reemplazo, reducción y refinamiento, con objeto de utilizar animales (1) solo si es absolutamente imprescindible; (2) de utilizar el mínimo número de ellos que sea necesario para obtener resultados significativos; y (3) hacerlo siempre con los métodos más modernos y perfeccionados, que minimicen al máximo el sufrimiento o dolor que la investigación pueda causarles a los animales, garantizando en todo momento el bienestar animal.

(*) En esta página web de EARA se mantendrá información actualizada de todas las instituciones y organizaciones españolas que se han adherido al acuerdo COSCE de transparencia en experimentación animal. La página web estará accesible tras la presentación pública de la propuesta.

Lluis Montoliu
montoliu@cnb.csic.es

Lluís Montoliu es investigador científico del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Raras (CIBER-ER), del ISCIII, y profesor honorario de la Universidad Autónoma de Madrid. En su laboratorio investiga en temas básicos (cómo se organizan los genes en el genoma para funcionar todos correctamente) y aplicados (modelos animales para el estudio de enfermedades raras humanas, como el albinismo). Ha trabajado con organismos modificados genéticamente desde 1986, realizando su tesis doctoral en biología molecular de plantas, en maíz, y posteriormente sus estudios se han centrado en el ratón, como modelo animal experimental, desde 1989. En 2006 contribuyó a fundar la International Society for Transgenic Technologies (ISTT) de la que fue su Presidente hasta 2014. Además de la investigación le interesa y apasiona la formación y la divulgación científica.