Experimentación animal y vacuna del virus Ébola

Experimentación animal y vacuna del virus Ébola

Frecuentemente los científicos acudimos a ejemplos tradicionales para ilustrar la relevancia de la experimentación animal en la investigación biomédica, y nos referimos habitualmente a los modelos animales que generamos y analizamos para estudiar la diabetes, las enfermedades neurodegenerativas, el cáncer, etc… y todos ellos siguen siendo ejemplos válidos. Sin embargo, estos días, la actualidad nos aporta un ejemplo inmejorable, que justifica e ilustra magníficamente la importancia que tiene la experimentación animal en Biomedicina, en el desarrollo de productos encaminados a la salud humana.

Mamadouba Conté, uno de los colaboradores del estudio publicado en The Lancet, trabajando en el Laboratorio del virus Ébola en el Hospital de Donka. (Fotografía: WHO/S. Hawkey)

Mamadouba Conté, uno de los colaboradores del estudio publicado en The Lancet, trabajando en el Laboratorio del virus Ébola en el Hospital de Donka. (Fotografía: WHO/S. Hawkey)

Se trata del desarrollo de la primera vacuna efectiva contra el temido y mortal virus Ébola. Acabamos de conocer los primeros resultados, publicados en The Lancet (31 Julio 2015), muy prometedores, demostrando una protección extraordinariamente eficaz, tras el primer gran ensayo clínico de fase 3 en mas de 7600 personas realizado en Guinea (Conakry). Este estudio, financiado por la OMS, por la Wellcome-Trust, y por diferentes agencias de los gobiernos noruego y canadiense, demuestra la efectividad de esta vacuna, que fue validada antes en diversos modelos animales, en roedores y en primates no-humanos, para explorar su eficacia y seguridad, antes de poder ser administrada a las personas.

Gracias a la ayuda de Luis Enjuanes, profesor de investigación del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología, virólogo experto y miembro del comité científico del Gabinete de Crisis del Ébola en nuestro país, aporto aquí algunas referencias bibliográficas de estudios científicos abordados en animales (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7) donde se demuestra cómo la vacuna actual, probada ahora con éxito en humanos, fue testada antes en diversos modelos animales en roedores (ratones y cobayas) y primates no-humanos (macacos), para validar su eficacia y seguridad. El virus del Ébola, sin adaptar, es letal en cobayas, ratones inmunocompetentes, ratones recién nacidos, hamsters y titís (marmosetos). Pero, una vez adaptado (con mutaciones atenuantes) es posible utilizar estos y otros modelos animales para los ensayos pre-clínicos.

En la actualidad existen diversos proyectos de vacuna para el virus Ébola, que están en diferentes fases de desarrollo. La vacuna testada con éxito en Guinea está basada en un virus recombinante de la estomatitis vesicular (rVSV), que se replica y disemina en los individuos vacunados, y que expresa el gen de una de las proteínas del virus Ébola, la glicoproteina S (de la superficie), produciendo una respuesta inmune eficaz contra el virus Ébola. Es importante resaltar que se usan virus rVSV que replican, por lo que una sola dosis (relevante a efectos prácticos y logísticos para la efectividad de las campañas de vacunación) es suficiente para inducir protección, mientras que otras vacunas también desarrolladas contra el virus Ébola, pero basadas en adenovirus, competentes para la expresión pero no para la replicación y diseminación, generan una respuesta inmune muy débil y requieren al menos dos dosis para generar una protección suficiente, con ayuda de adyuvante.

El virus de la estomatitis vesicular (VSV) infecta normalmente a caballos, cerdos y bóvidos y provoca lesiones (vesículas, de ahí su nombre) en la boca y las extremidades similares a las producidas por la fiebre aftosa. Utilizado como vector, el rVSV provoca en humanos una infección transitoria sin apenas consecuencias para la persona vacunada (solo se ha reportado un caso de fiebre en una de las personas vacunadas, que se recuperó sin secuelas). Con esta vacuna será la primera vez que se administra el virus VSV de animales a humanos, como vector para conferir protección frente al virus Ébola. Un nuevo éxito de la biotecnología animal.

Pero para llegar a probarla en humanos esta vacuna ha tenido que ser primero probada en animales de experimentación (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7) . Todos estos estudios pre-clínicos, en ratones, cobayas y macacos, con la vacuna del virus Ébola basada en rVSV, han sido indispensables y extraordinariamente relevantes para llegar al momento actual, para lanzar en poco tiempo, una vacuna que parece ser muy eficaz para controlar esta enfermedad infecciosa y mortal, que en el ultimo brote en África (y fuera de África, como sabemos bien en nuestro país) se ha llevado por delante la vida de más de 11,000 personas tras infectar a más de 27,000.

Lluís Montoliu @LluisMontoliu
Investigador Científico del CSIC
Centro Nacional de Biotecnología

 

Lluis Montoliu
montoliu@cnb.csic.es

Lluís Montoliu es investigador científico del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Raras (CIBER-ER), del ISCIII, y profesor honorario de la Universidad Autónoma de Madrid. En su laboratorio investiga en temas básicos (cómo se organizan los genes en el genoma para funcionar todos correctamente) y aplicados (modelos animales para el estudio de enfermedades raras humanas, como el albinismo). Ha trabajado con organismos modificados genéticamente desde 1986, realizando su tesis doctoral en biología molecular de plantas, en maíz, y posteriormente sus estudios se han centrado en el ratón, como modelo animal experimental, desde 1989. En 2006 contribuyó a fundar la International Society for Transgenic Technologies (ISTT) de la que fue su Presidente hasta 2014. Además de la investigación le interesa y apasiona la formación y la divulgación científica.